El golpe contra Salvador Allende

El 11 de septiembre de 1973, una junta militar financiada por Estados Unidos de América y encabezada por Augusto Pinochet, bombardearon el palacio de gobierno, en Santiago de Chile, con el objetivo de derrocar al presidente Salvador Allende.


El mandatario socialista murió como ningún otro presidente latinoamericano: atacado, ultrajado y acorralado encarnizadamente por un grupo de militares insurrectos, cuyas tropas de infantería, tanques y aviones terminaron con su vida, dentro del máximo recinto gubernamental: el palacio de La Moneda.


En medio del terrible acoso de los golpistas, Allende profirió vía radio, sus últimas palabras a la nación chilena: “Yo no voy a renunciar, colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida, la lealtad del pueblo”.


Puedes conocer más de este y otros casos en los Archivos secretos de La Prensa.


See acast.com/privacy for privacy and opt-out information.