El Caníbal de Playa del Carmen

El 14 de diciembre de 2004, cuando las autoridades allanaron la casa del desquiciado Gumaro de Dios Arias, éste dormía al lado de un cuerpo mutilado; había pasado todo el fin de semana consumiendo la carne de su propio amigo y pareja.


Más tarde confesó que había sido poseído por un ente maligno que lo impulsó a

cometer sus crímenes y, por ello, se había tomado el tiempo para degustar a aquel hombre: primero un muslo, dijo, luego las costillas, luego el corazón… 


Ninguno de los agentes que participó en la detención de El Caníbal de Playa del Carmen estuvo preparado para enfrentarse a aquella escena que parecía sacada de un cuadro de horror de una película o de la peor pesadilla.


Puedes conocer más de este y otros casos en los Archivos secretos de La Prensa.


See acast.com/privacy for privacy and opt-out information.