La china poblana

Esta historia comienza en el año 1609 cuando en la India nació la princesa Mirra. Después de ocho años y al estar en pleno paseo por la playa, fue tomada prisionera y llevada a Manila, que se ubica en las Islas Filipinas.

 

Todo esto sucedió porque el marqués de Gálvez, virrey de México, encargó al gobernador de Manila “la compra de esclavas de buen parecer y gracia para el ministerio de su palacio”. 


Llegó al puerto de Acapulco en la Nao de China, vistiendo un exótico vestido de ricos bordados y lentejuelas. Era la primera vez que una mujer con rasgos orientales se veía en esas latitudes, y debido a eso la empezaron a llamar “china”, sin importar que fuera de origen hindú.


Sentía mucha nostalgia por su patria y fue entonces que decidió comprar telas de diversos colores y adornarlas con chaquiras, canutillos y lentejuelas a la usanza oriental, creando así una simbiosis entre lo mexicano y lo árabe.


Descubre la historia completa en esta entrega y si tienes alguna sugerencia de leyenda que deberíamos investigar, da click aquí.


See acast.com/privacy for privacy and opt-out information.